La respuesta es… para todo. Desgraciadamente este aceite se ha convertido en el aceite más utilizado del mundo, tanto en la industria alimentaria como en la fabricación de productos cosméticos.

Este aceite lo encontramos no sólo en bollería industrial, sino también en productos precocinados, snacks y margarinas. Y ya no sólo tiene un papel poco saludable para la salud, sino que también su producción supone un gran impacto medioambiental.

Os dejamos en este enlace un artículo muy interesante sobre el aceite de palma realizado por la OCU:

https://www.ocu.org/alimentacion/alimentos/informe/aceite-de-palma

¡Un saludo dietético!

Comentarios