Una buena educación nutricional empieza desde que somos pequeños. Los niños son “esponjas”, absorben todo lo que ven. Por esto es importante que desde pequeños adquieran unos buenos hábitos alimenticios, tanto en el comedor escolar como en casa. Seguir una alimentación equilibrada y saludable evitará posibles enfermedades futuras, como obesidad, enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Muchos menús escolares no son del todo saludables, incluyendo zumos envasados, yogures azucarados, demasiada proteína de origen animal, grasas, etc. , añadiendo además que los platos de verduras o ensaladas no resulten demasiado atractivos a los más pequeños. Pero esta es una comida de las cinco que tiene que realizar el niño o la niña a lo largo del día, con lo que podemos inculcarles desde casa unos buenos hábitos alimenticios y, sobretodo, un ambiente familiar agradable que haga más apetecible la hora de comer.

Os dejo un interesante artículo de El País en el cual se está educando a los niños en nutrición a través del comedor escolar.

http://elpais.com/elpais/2017/01/30/mamas_papas/1485764305_708625.html

Un saludo dietético!

Comentarios